Hoy queremos compartir con vosotros una historia de una verdadera catlover que ha adoptado a tres pequeños peludos. A continuación Sara nos presenta a sus gatos uno por uno. ¡Sigue leyendo y disfruta de sus historias gatunas!

el-ronroneador-invitado-3-gatos

Pitufa (Pitu para los amigos) lleva con nosotros 11 años ya. Apareció por casualidad en casa de mis abuelos junto a su madre y su hermano y fue mi madre quién decidió que Pitu era para mí, así que la adopté. A decir verdad, es una gata un tanto interesada, excepto conmigo, que cuando ve que estoy enferma o me pasa algo no me deja sola ni un solo momento. Es la cosa que más quiero, pues me da mucho cariño y amor.

pitu

La gata Pitufa fue la mimada de la casa hasta que le llegaron compañeras, una que ya no está con nosotros, ya que sufrió un accidente y se nos fue. Cuando faltó la otra no espere ni 15 días para buscar otra gatita, ya que como a muchos de vosotros os habrá pasado, con su pérdida sufrí muchísimo. Kitty estuvo 5 semanas con una familia de acogida, cuando fui a verla sentí amor a primera vista. Cuando la traje a casa era una enana y de eso ya hace casi 7 meses. 

Kitty y Pitufa no se llevan especialmente bien, cuando a la mayor se le antoja la lava como si fuera su hija, luego se ignoran. A Kitty le encanta la calor y en invierno sus lugares preferidos son el radiador y la parte superior de la pecera, ya que al tener luz da calor y, como todo minino, en verano siempre anda buscando el sol. La pequeña de la casa todavía tiene mucho que aprender, pues aún nos hace alguna que otra trasatada, por ejemplo le encanta subir por las cortinas, pero a su favor diremos que ya araña en su arañador. Es una dormilona, es mi peque y siempre la cuido porque tengo mucho miedo que le pueda pasar algo.

Por último, está la gata Marcelina, que llegó en el motor de un coche en julio de este año. No podía dejarla en la calle porque era muy pequeñita, pero en casa no me dejaban tener más gatos, así que la lleve a la bodega familiar, donde está muy bien cuidada: está caliente, come y tiene muchos mimos. Sé que tarde o temprano vendrá para casa con Pitu y Kitty, aunque primero toca esterilizarla y hacerle las pruebas correspondientes.

marcelina de grande
Esperamos que os haya gustado nuestra historia y nuestro amor incondicional por los animales y por los gatos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar