¡Miau! ¡Ya están aquí las vacaciones de verano! Y como no, todos tenemos unas ganas infinitas de poder hacer una escapada a la playa, perdernos unos días por la montaña, hacer una locura, comprar un billete de avión que nos lleve a ese lugar al que tantas ganas tenemos de ir, etc. Y sí, muy bonito todo, pero ¿qué hacemos con nuestro gato o, mejor dicho, con nuestro amor de 4 patitas? 

Hoy en día hay un montón de sitios donde podemos dejar a los perritos, allí los cuidan, los miman, les dan de comer y les dan alegría mientras nosotros no estamos en casa. Hay infinidad de residencias, guarderías y hoteles donde poder dejar con toda la confianza del mundo a los perritos. Pero...¿qué pasa con los ronroneadores? Pues para sorpresa de muchos también hay residencias gatunas. 

Eso sí, todo nos parece poco para nuestra mascota cuando no podemos estar con ella. Por eso es tan importante encontrar la mejor fórmula para irnos tranquilos. Si no os apetece dejar en ningún sitio a vuestro perro también os podéis llevar de viaje con vosotros, que seguro le apetece mucho y hay muchas facilidades, especialmente en los alojamientos pet friendly. Y es que dicen que los perros son animales de dueños, que lo mejor para ellos es irse con sus padres humanos a cualquier parte. Por contra, las malas lenguas dicen que los gatos son animales de casa, que donde mejor están es en su propio hogar. 

No es nada fácil encontrar un hogar para nuestro gatito donde se sienta feliz durante los días que nosotros estaremos fuera de casa, hay muy pocas opciones donde poder dejarlos y que estén igual de cuidados que en su querida casa. En realidad como en casa como en ningún sitio. Un gatito necesita mucho mucho cariño, si no que se lo pregunten a Mini y a Grey. Les encantan los mimos (aunque hay veces que con la mirada están diciendo: ¡dejadme ya, pesados!).

Tras mucho investigar en la web centraldemascotas.com os traemos información de varias residencias gatunas que pueden ser interesantes:

  1. Granja La Luna: en esta residencia ubicada en Madrid los gatitos pueden salir al exterior siempre que quieran. Sus jaulas son de 12m² divididos en una zona interior de 4m² y una exterior de 8m². Nos encanta esta idea porque el hecho de poder tener acceso a fuera les ayuda a adaptarse, a disfrutar del sol y reduce sus niveles de estrés. Por supuesto no pueden escaparse. También nos agrada que sean individuales, por lo que nunca se juntan gatos de diferentes humanos. Las gateras tienen visión 360º, pudiendo curiosear todo lo que ocurre a su alrededor, estando así más entretenidos y evitando depresiones. Otro factor a destacar es que tu gato tendrá diferentes alturas, de manera que se ejercitará. Para la limpieza usan productos ecológicos, que no son tóxicos ni se pegan a su pelo. La arena utilizada es Sanicat no perfumada y sobra decir que se limpia cada día. Si los papás humanos quieren que usen otra arena pueden dejarla y se la ponen. En cuanto a la comida, se usa una gama superpremium como Royal Cannin Fit 32, o Advance o Satisfacion y para dieta blanda optan por Whiskas de pollo o paté Gourmet. Si se prefiere la comida habitual del animal no hay problema, esto no supone ni un ahorro ni un gasto adicional. Si tu gato necesita medicación, siempre que sea un gato que se deje manejar le darán su tratamiento. Si tienes que irte de vacaciones, ésta puede ser una alternativa a tener en cuenta, eso sí, recomendamos antes visitarla. Puntos a favor: el acceso al exterior y el tamaño de las gateras.
  2. Gattopolis Hotel Felino se encuentra ubicado en plena sierra madrileña en los límites de Parque Natural del Guadarrama. Sin duda lo más guay de esta residencia es que los gatos tengan jardín privado de césped natural. ¡Con lo que le gusta a Mini! Gattopolis cuenta con 32 amplias habitaciones gatunas. Los areneros son de perlitas de sílice y se limpian constantemente. Además se usan productos de limpieza no nocivos ni con la naturaleza, ni con nuestros amiguitos. Todas las habitaciones cuentan con baldas para subir y bajar, rascadores y juguetes, aunque por supuesto le puedes llevar su camita y sus juguetes favoritos para que se sienta como en casa. Un servicio que nos ha encantado es el de aseo gatuno: legañas, cepillado (el cepillo lo tiene que llevar cada gatito de casa), aseo corporal con guante de baño húmedo (si lo deseas), uñas (mejor llevarlas arregladas al llegar), masajes (SIN LÍMITES), dietas para gatos con alimentos de alta gama, agua fresca todo el día y, si el gatito se deja, se le dará su correspondiente medicación. He de confesar que este hotel gatuno me ha transmitido mucho amor por los ronroneadores, se nota que es un proyecto que esconde mucho mucho mimo liderado por auténticos cat lovers.
  3. Gatosphera es una guardería para gatosubicada en plena sierra de Madrid que cuenta con estancias individuales, suite de lujo, bungalows familiares y habitaciones para gatos con cuidados especiales. Unas instalaciones diseñadas exclusivamente para gatos pensadas para su máximo confort. En invierno hay calefacción, incluso bolsas de agua caliente para los más frioleros, en verano para los días calurosos A/C. Además de la calefacción general cada estancia tiene una lámpara de calor individual. En cada puerta hay una ficha con los gustos de cada visitante así como una pizarra con el tipo de comida que hay que administrar y demás observaciones importantes. Durante el día hay música clásica, chill out… el sonido de la fuente del pasillo transmite un ambiente tranquilo y relajado. Hay juegos y rascadores en todas las habitaciones y además cada una de ellas tiene acceso al jardín, aunque la puerta de acceso al mismo se podrá cerrar por las noches si así se solicita. Los primeros días se utiliza Feliway para intentar rebajar el stress y previa consulta del dueño, la posibilidad de administrar flores de Bach. Algo extra a destacar de este hotel gatuno es la posibilidad de aprovechar las vacaciones para que realicen una sesión de fotos profesional a tu minino.
Como veis, todas las residencias tienen habitaciones individuales con acceso al exterior, de manera controlada y sin peligros. Además, los cuidadores juegan con los ronroneadores varias veces al día para que el gatito se divierta y así fortalecer su relación, además dentro de cada habitación tienen juguetes y rascadores para que estén lo más cómodos posible. Asimismo, todas las habitaciones están ubicadas estratégicamente para las inclemencias meteorológicas y zonas especiales para invierno y verano. Si los papás humanos lo desean, cepillan y asean a los gatitos y en cualquier caso, si el gato se puede manejar administran su medicación. En cualquier caso, para estas guarderías gatunas su prioridad es el bienestar del gato y la tranquilidad de sus humanos.

Si aún así piensas que donde mejor está tu gatito es en su hogar, también te queremos hablar de otra opción maravillosa para irte de vacaciones y dejar a tu ronroneador en muy buenas manos (siempre que no pueda ir ningún familiar o amigo de confianza que ya conozca al animalito). 

  • DeGats Sitters es un servicio de confianza ubicado en Barcelona que te da un servicio de cuidado gatuno en tu propio hogar. ¿Qué ofrece?
    • Tus mininos no se van a tener ni que mover de casa, su equipo se encarga de ir a tu domicilio los días que tú no estás. ¡Qué lujazo!
    • El voluntario de DeGats Sitter te hará una visita a tu casa para que les presentes a tus gatitos y empiecen a hacerse colegas antes de tus vacaciones (van a pasar muchas horas juntos).
    • Esto te va a encantar: te mandarán fotos y vídeos de tus gatitos vía email o WhatsApp para que puedas verlos y no echarlos tanto de menos.
    • Se encargan de la limpieza e higiene tanto de la arena como de tu peludín.
    • Estarán a su lado para administrarles pastillas o gotas si las necesitan, jugar con ellos, hacerles compañía, etc.

Esta es muy buena opción para dejar a vuestro ronroneador en buenas manos y saber que va a estar súper bien mientras vosotros estáis de escapada.  Aunque nosotros sabemos de sobra que da mucha penita dejarles unos días porque les vamos a echar muchísimo de menos, pero ¿y lo bonito que es el reencuentro?

Grey y Mini se ponen la mar de contentos cuando nos ven después de un par de días (aunque muy pocas veces nos hemos separado de ellos), enseguida quieren que nos pongamos a jugar con ellos y que les demos muchos mimitos, ¡nosotros encantados! Mini hace volteretas como una loca. Te preguntarás si hemos probado alguna guardería felina o si hemos dejado a nuestros peques en manos de un cuidado. Pues bien, por suerte siempre hemos tenido a una persona de mucha confianza que ha venido a casa a cuidarlos tan bien o más que nosotros. Pero nos hemos informado muy bien para daros alternativas que consideramos que nosotros mismos podríamos valorar para Mini y Grey. Eso sí, la pena es que no haya más opciones en otras ciudades que no sean Madrid y Barcelona.

¿Qué hacéis con vuestros ronroneadores cuando tenéis que marcharos de casa unos días? ¡Queremos conocer vuestras experiencias! ¿Y vuestros peludines? ¿Se alegran cuando volvéis de vacaciones o son más de enfadarse y no haceros caso? ¡Contadnos, contadnos! 🐱🐱

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies