“Si quieres sentarte en el mejor lugar de tu casa, tendrás que mover al gato”. Aquellos que tenéis un gato en casa sabéis que éste siempre busca el lugar más agradable o cómodo del hogar para descansar. 

Es muy probable que quieras que tu gato tenga su propio sitio para dormir. Pues bien, actualmente la oferta de mobiliario para gatos es muy amplia y variada, tanto en diseño como en precio. Encontramos cunas, cestos, casitas, sacos, rascadores con cueva, etc. Pero, ¿te imaginas a tu gato durmiendo en su propia cama como si de una persona se tratara? Hoy lo hacemos posible, ¿cómo? Transformando una cama de muñecas Duktig de Ikea en el dormitorio de nuestro gato. ¡Do It Yourself con Ikea!

Esta cama de madera de pino es muy fácil de montar (te llevará unos 30 agradables minutos) y el resultado es adorable. Una de las ventajas de IKEA es, sin duda, el diseño de sus muebles a un precio razonable, de hecho la cama para tu gato te costará menos de 20 euros. La caja de la cama Duktig incluye: cabecero y pie de cama, dos laterales, la plancha que actuará de somier, 4 tornillos, 4 topes de madera y una llave Allen. Para vestir la cama tenemos un pequeño edrerón, un cojín y una sábana.

La cuestión es, ¿cómo transformar su nueva camita en su sitio preferido para descansar? Sabemos que es más difícil educar a un gato que a un perro, pero gracias a los siguientes consejos conseguirás que tu gato se encuentre a gusto en la cama que le acabas de comprar y montar con toda tu ilusión:

  1. La ubicación es vital. Sabemos que los gatos buscan el lugar más fresco en verano y el más caliente en invierno. Pues bien, en esta época del año deberás buscar el sitio más soleado de la casa para colocar ahí la nueva cama.
  2. ¡Es tan blandita que me quiero morir! Es lo que debe pensar tu gato al tumbarse en su nueva cama, pues la verdad es que peca de durilla, por lo que te recomendamos que le hagas un colchón más mullido con alguna prenda vieja, una esponja cortada a medida o colocándole su mantita preferida.
  3. A nadie le amarga un dulce. Para estrenarla, ponle uno de sus premios preferidos en la camita, por ejemplo, Mini adora los Whiskas antihairball.
  4. Posesivos con sus cosas. Es importante que el gato sienta la cama como suya desde el principio, por lo que deberás incluir algún juguete que huela a tu gato o aquel con el que más se divierta jugando.
  5. La última opción, que en el caso de Mini no fue necesaria, sería echar un atrayente (los hay muchos y variados, en otro post hablaremos de ellos).

Como veis en las fotos, Mini está encantada con su nueva cama.

Compártelo con tus amigos si te ha gustado o piensas que les puede servir. ¡Muchísimas gracias!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies